¿Qué es Jobs To Be Done? Como unirla a Agile para crear mejores productos

Jobs To Be Done (o JTBD) es una metodología orientada a conocer y satisfacer las necesidades profundas de los usuarios. En este artículo os explicará como JTBD puede ayudar a vuestros equipos a entregar soluciones efectivas a las necesidades de los usuarios, como aumentar el uso de las funcionalidades entregadas y como reducir el desperdicio de tiempo y recursos en el desarrollo.

¿Qué son los Jobs To Be Done (JTBD)?

La metodología «Jobs to be Done» (JTBD) es una forma de entender las razones profundas por las que los consumidores eligen ciertos productos o servicios. En lugar de centrarse solo en las características o funciones, JTBD explora qué «trabajo» (o necesidad) están tratando de realizar los clientes al elegir una solución. Por ejemplo, comparan un taladro por sus especificaciones técnicas, pero acaban comprando el que mejor les permite hacer un agujero en la pared.

Este enfoque se está convirtiendo en un componente clave de la transformación digital, ya que en un mercado altamente competitivo, permite diseñar productos que destaquen por adaptarse mejor a las necesidades y expectativas de los clientes.

Cliente escogiendo un taladro según la metodología Jobs to be Done

¿Cuál es su origen?

Clayton Christensen introdujo la metodología «Jobs to be Done» como una manera de mirar más allá de los productos y entender las razones subyacentes detrás de las elecciones de los consumidores. Según este marco, los clientes eligen productos no por sus características o funcionalidades, sino por la capacidad de estos para resolver sus problemas cotidianos o «trabajos». Esta perspectiva ha alentado a muchas empresas a enfocarse en comprender y diseñar sus productos basados en los objetivos y desafíos reales de sus clientes, facilitando una ola de innovación centrada en el cliente en el desarrollo de productos.

¿Cómo utilizó GymTonic los JTBD?

GymTonic, un gimnasio moderno, se embarcó en un proyecto de transformación digital con el objetivo de ofrecer un servicio más personalizado y accesible a sus clientes. Para entender qué «trabajos» u objetivos estaban intentando realizar sus clientes con sus servicios, realizaron una serie de encuestas y entrevistas, y analizaron los datos de uso de su aplicación móvil y página web. Descubrieron que, además de la necesidad de hacer ejercicio, los clientes buscaban maneras de integrar el fitness en sus apretadas agendas y recibir asesoramiento personalizado.

Metodología Jobs to be done con un servicio virtual de spinning

Con estos insights, GymTonic implementó una serie de soluciones digitales. Por ejemplo, introdujeron una App que permitía a los usuarios planificar sus entrenamientos y seguimientos nutricionales, integrar sus agendas y recibir recordatorios motivacionales. También desarrollaron clases virtuales en vivo y bajo demanda para que los usuarios pudieran entrenar cuando les convenía. Para el asesoramiento personalizado, utilizaron la inteligencia artificial para proporcionar recomendaciones de entrenamiento y dietas ajustadas a los objetivos y preferencias de cada usuario.

Con estas innovaciones, GymTonic no solo logró mejorar la experiencia de sus clientes, sino que también amplió su mercado a otros perfiles que preferían ejercitarse en casa o fuera del horario tradicional de gimnasios.

¿Cómo se relaciona JTBD con las metodologías ágiles?

La metodología JTBD se diferencia de los enfoques tradicionales como las especificaciones de requisitos y las historias de usuario en su filosofía central. Las especificaciones de requisitos tienden a ser listas detalladas que definen las funciones y características de un producto, a menudo desde una perspectiva técnica. Las historias de usuario, utilizadas en metodologías ágiles como Scrum, se centran en las necesidades del usuario final, pero a menudo desde el punto de vista de la experiencia del usuario con el producto.

JTBD, en cambio, profundiza en el propósito o la tarea que el producto ayudará a realizar. Por ejemplo, en lugar de describir las características de una aplicación de fitness, JTBD se enfoca en el trabajo de mantenerse en forma a pesar de un horario impredecible, una necesidad que podría abordarse de varias maneras innovadoras que no se limitan a una aplicación.

Las ventajas de JTBD incluyen un enfoque en soluciones que reflejan una comprensión profunda de las motivaciones del cliente. Esto lleva a una innovación más dirigida y a menudo a soluciones más creativas y disruptivas en el mercado.

Sin embargo, JTBD también tiene desventajas. Puede ser menos concreto que otros métodos al principio, lo que dificulta la definición de requisitos de producto específicos. Además, puede requerir una investigación de mercado más profunda y la participación del cliente, lo que aumenta el tiempo y los recursos necesarios para la fase de descubrimiento.

 

¿Cómo se integra Scrum con JTBD?

La integración de la metodología JTBD dentro de equipos de producto que usen Scrum 2020 amplía el alcance del desarrollo ágil para que las metas de producto encapsulen ambiciones de mayor envergadura, mientras que las Metas de Sprint se centran en realizar «jobs» específicos o fragmentos de estos. Para GymTonic, esto significa que su meta de producto puede ser tan ambiciosa como «Promover un estilo de vida integralmente saludable para todos los miembros», que abarca desde la actividad física hasta el bienestar mental y nutricional. Dentro de este marco, un Sprint particular podría tener la meta de «Simplificar el acceso a clases de fitness», que es una parte esencial del «job» más grande de mantener un estilo de vida saludable.

Llevando este enfoque a la práctica, un Sprint en GymTonic se dedicaría a mejorar la interfaz de usuario para la reserva de clases en su App, haciendo el proceso más fluido y menos costoso. Esto no solo responde a un «job» en sí mismo — facilitar la reserva de clases — sino que también se alinea con el objetivo mayor de mantener la constancia en el ejercicio, contribuyendo así al bienestar general de los clientes. La clave está en cómo cada Sprint, con su objetivo específico, se convierte en un hito intermedio hacia la realización de la meta de producto más ambiciosa, asegurando un progreso constante y medible hacia la visión a largo plazo de la empresa.

 Conclusión

El concepto de «Jobs to be Done» es una herramienta potente para las organizaciones que buscan comprender mejor las necesidades subyacentes de sus clientes. Al enfocarse en los «trabajos» que los clientes necesitan realizar, las empresas pueden diseñar productos y servicios que realmente resuelvan problemas específicos. Esta metodología no solo promueve una innovación centrada en el cliente, sino que también se integra perfectamente con metodologías ágiles como Scrum. Al hacerlo, facilita un desarrollo iterativo y enfocado que alinea las metas del producto con las necesidades del usuario, permitiendo una entrega continua de valor y una adaptación rápida a los cambios del mercado.

 👉 Ahora, te invito a considerar cómo el enfoque de JTBD podría aplicarse en tu propia organización y si su integración con las metodologías ágiles podría acelerar tu camino hacia la innovación y la satisfacción del cliente.

¿Quieres recibir más información y recursos de calidad?

¡Sigue a Alex en las redes sociales!

Alex Ballarin, Professional Scrum Trainer

Alex Ballarin es Professional Scrum Master y Business Agility Coach. Además de este blog, publica contenido frecuentemente en las redes sociales

¡Suscríbete a nuestra newsletter mensual!

Cada mes enviamos una newsletter a más de 1.200 personas con contenidos, recursos y ofertas especiales de nuestros cursos. Queremos ofrecer contenido de calidad y sin spam.

Scroll al inicio